Mar antiguo

Parecíamos estar en el fin del mundo, las montañas muriendo en el mar, las algas acariciando la roca negra. Eran como plumas raras, del color de la mostaza y el agua, fría y salada, emitía centelleos azules y grisáceos.
Los volcanes dejaron las piedras negras y rojas a la orilla del mar. Parecíamos estar en el fin del mundo, el viento azotando nuestros rostros y los picos ahogados entre las nubes. Las algas lamían las rocas y todo era azul pavo, rojo, negro, gris, verde y amarillo.
Parecíamos estar en el fin del mundo. O tal vez, en el principio.

Comentarios

Aurefaire ha dicho que…
q sera estar ahi no?
digo ser testigo del fin ... o del comienzo ....

te mando besitos amiguita...

he vuelto de unas vacaciones en la montaña...
Isabel Romana ha dicho que…
Mientras leía tu texto, me estaba imaginando la Bretaña y su Punta de Raz, en el Finisterre bretón, realmente hermosa y emocionante. Y me tengo que quedar con eso, porque acabo de recuperar el pc y tengo que volver a instalarme todo, así que aún no dispongo de sonido... Besos, guapa.
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Bienvenida, Aurefaire.
Espero que las disfrutaras.
Un beso
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Hola, Isabel
Me alegro que estés poco a poco recobrando tu pc, ánimo!
No he estado ahí, pero qué bien que el texto te transportara allí.

Un abrazo