Pan

Hay un poeta que habla de la poesía como pan blanco dulce o ácimo, alimento del alma, y jirón de ella.
Hay una ciudad fría que tiene un cielo azul, un barrio húmedo y una catedral gótica que se alza en el aire, también azul.
Hay algún libro que cobija, como el sofá y la manta una tarde de sábado.
Un café, unas velas, la noche fría y una ciudad pequeña que no es la tuya, y que es hermosa, y que te trae al alma la tuya.
Cosas... Alimentos...

Comentarios

Isabel Romana ha dicho que…
No sólo recibes alimento, sino que estás en condiciones de ofrecérnoslo. Así, celebro a esa ciudad tuya, postiza o de adopción, cuyo cielo azul te inspira tanto. Besotes.
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Besos, Isabel. Qué comentario más hermoso. Gracias por alegrarme el día...
Sirena Varada ha dicho que…
Vaya, Mª Antonia, otra vez volviendo por tus fueros. Me recuerda cuando te leía a pequeñas dosis publicar la historia del Blog de Sara.
Claro que, lo nos resulta tan bueno se nos hace siempre tan breve.

Un abrazo

(-PD. Secundo la moción de Isabel Romana aunque, por repetida, sólo te alegre unos minutos más.)
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Hola, Sirena. Gracias por tus comentarios, siempre tan bonitos...
me alegra, me alegra mucho... sobre todo que sigas leyendo.

Otro abrazo para ti