14.12.12

No sirvo...

No sirvo para hacer una crítica racional. Cuando se trata de literatura, soy demasiado pasional, demasiado subjetiva. Es como cuando estás en la primera fase del amor, la del enamoramiento. Entonces, los fallos, las imperfecciones, lo que no es original... desaparece. La pasión nubla la razón. Quizás esto sea indicativo de que no sirvo para hacer críticas literarias; me dejo llevar por la emoción, por el dibujo de los personajes, por la textura del ambiente. Una novela que pueda tocar. Un sabor que se pasee por la punta de mi lengua. Un haz de luz preciso que ilumine el punto exacto. 
Ni siquiera, cuando es por trabajo. Cuando leo novelas una, dos, tres, cuatro y más veces. Si me gusta, me sigue gustando. Esto ya no sería amor a primera vista. Sería un amor maduro,  cargado de ternura. La ternura también nubla el entendimiento, nos hace más indulgentes con la travesura, con el artificio, con la conexión (previsible o no). Así que, ya ven. Lo mío con la literatura es una cuestión de amor y su reverso. Sin vuelta atrás.
Estos días releo Lágrimas en la lluvia. Terminé La marca del meridiano y ando bailando (al modo más arrabalero) El tango de la Guardia Vieja. De unos y otros escribiré (de alguno, ya he escrito). Pero no les aseguro que sea objetiva, más bien todo lo contrario. Siguiendo con la analogía de un amor:  Si alguien me pregunta... diré que te odié o te amé, querido... pero que no me dejaste indiferente. Porque si eso hubiera sucedido, no hablaría de ti. Sería como si no hubieses existido. Te habría olvidado.  

El amor precisa de un parque y de un banco. Y de la luz exacta.


2 comentarios:

Isabel Barceló Chico dijo...

Eso mismo espero de tí, mª antonia, que no seas en absoluto objetiva. ¿Quién necesita objetividad? Como muy bien dices, una novela o te gusta o no te gusta. Todo lo que no venga del corazón carece de interés. Besazos, querida amiga.

María Antonia Moreno dijo...

Querida Isabel, ya me conoces... Quizás demasiado pasional, demasiado extremista... Pero, nos gusta o no nos gusta ;) gracias, amiga. Un beso

Entrada destacada

Quiero contarte una cosa, o dos. Un par.

Que nadie te dicte hacia dónde has de dirigir tu mirada Quiero hablarte de una cosa. O de dos. De un par. Ahora que estamos solas, que ...