De barcos y barcas

En el Charco de San Ginés, Arrecife
Me gustan las barcas aunque no navego. Me gusta el mar aunque soy de tierra adentro.
Me gustan los nombres que los hombres ponen a sus barcas: Esmeralda, Dolores, El Naife...







Siento que la tristeza es una barca en tierra.

Se quedó varada










Hay barcas y barcos. Igual que hombres y hombres.

En La Azohía, Murcia











Barcos en A Coruña
Me gusta imaginar a los hombres de esos barcos y de esas barcas. Y mirarlos desde la playa o el puerto, soñando con destinos, libros, sal, espuma y el azar de la aventura.









Fotos de María Antonia Moreno (Arrecife, Lanzarote; La Azohía, Murcia; Puerto de A Coruña)

Comentarios

Isabel Romana ha dicho que…
Sí, la barca tiene algo en su fragilidad del soporte de la vida: ahí estamos, al albur de las tormentas, tratando de mantener firme el timón y saber a dónde queremos ir. Estar en tierra, aunque se por pérdida del rumbo algunas veces, no deja de ser un descanso. Besos y felices vacaciones.
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Gracias Isabel, igualmente para ti. Un fuerte abrazo