Cuaderno de viaje. Los colores de la sal

El calor golpea de nuevo y por eso no se sabe a ciencia cierta si se trata de un espejismo. Las Salinas del Janubio reposan cerca del mar, junto a los molinos antiguos y los montones de sal fosilizada, blancos e impresionantes. El agua enmarca el conjunto que va desde el rosa al azul. Todo duerme y reluce. Hace tanto calor que no se sabe bien si ese paraje es real o se trata de una imagen onírica; de nuevo el pacthwork nos regala recortes ocres, naranjas, negros, blancos, azul verdemar y el azul lapislázuli de un cielo que no se inmuta.
Son los matices de la sal que descansa, esperando. Son los colores del mar que anega la tierra y nos da la sal, y una colcha para abrigarnos la vida.


El volcán también espera


Una colcha se extiende hasta el horizonte


Comentarios

Xibeliuss ha dicho que…
Muy buena asociación, Mª. Antonia. Los colores te asaltan en toda la isla!.
Un abrazo
alicia ha dicho que…
Me recuerdan un poquito a las salinas de Formentera. Un lugar desértico y hermoso como un collage insólito en medio de la nada.
Un abrazo grande y salado
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Amigos, no tengo tiempo ni de leeros ni de actualizar este blog. Gracias por vuestras visitas.

Sí, Xibeliuss.Es que Lanzarote es muy especial.

No he estado en Formentera pero me figuro que así es.

Un abrazo para los dos
Isabel Romana ha dicho que…
Precioso texto para describir un paisaje realmente inspirador. Un abrazo muy fuerte, querida amiga.
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Gracias, Isabel. ¿Cómo te fue?

Un beso