Patchwork, para C

Hay una sabiduría especial en las manos de las mujeres que tejen, que cosen, que unen telas, que recortan papel, que pintan objetos o que sujetan plantillas para decorar una caja o un paragüero. Es una sabiduría que llevan prendida en las palmas de las manos, en los ojos y en la memoria; pues no aprenden, recuerdan. Una sabiduría que les llega de la Tierra.
Esas mujeres suelen hacer colchas doradas con festones verdes, luminosas flores cuando la primavera está lejos y bajan lunas y soles a los estanques.
Como si la propia Tierra les dijese cómo han de hacer.

Una foto tomada hace unos meses en los campos de Valladolid

Comentarios

alicia ha dicho que…
Tienes razón... Me encantan las personas que crean belleza con sus manos. Seguro que es un conocimiento tan antiguo como el mundo. Me esforzaré en recordar!
Un abrazo de collage
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Escribir, en cierto sentido, es recordar...