treinta y ocho

Vertiginoso como el rayo en la tormenta,
dulce como rama de vainilla,
seductor cual canela,
implacable como una arruga,
lento ... siesta de verano,
fugaz como vuelo de aquel pájaro,
caprichoso, niño en una juguetería,
perspicaz: detective de novela negra,
intuitivo como una mujer,
vanidoso en la edad del pavo,
cansado en la senectud,
decepcionado cuando caíste en alguna trampa de la vida,
risueño, bebé comilón,
burbujeante en la mañana de mayo,
precioso como niña bonita,
escaso como el agua en el Kalahari,
tierno si es recién hecho,
pasado si ya no recuerdas cuando pasó,
emocionante como un descenso en piragua o un concierto de Manolo,
aventurero como las exploradoras del XIX,
negro como el corazón de algunos hombres,
blanco como la risa de los niños,
nostálgico, tren que se aleja,
brumoso como una mañana en el Londres de la película,
romántico, góndola veneciana o burro en Zamora,
portátil como teléfono,
ambulante, zíngaro recorrido,
atractivo, lamborghini de los ochenta,
atrevido, tupé cardado o minifalda con calentador,
recatado, rebeca roja para ir a misa,
alegre, como unas vacaciones o un helado de limón,
triste, como una despedida en una estación,
nebuloso, laberinto de feria,
ruidoso, españoles en un autobús,
dubitativo, como estudiante en vísperas de examen,
rabioso, amante despechado,
tranquilo, como el mar Mediterráneo,
cambiante como cambian las piedras de mi ciudad.
Parafraseando a Lope de Vega, contad si son treinta y ocho y está hecho.

Comentarios

Isabel Romana ha dicho que…
Encantador recuento. Muy adecuado, además, al día de la lengua. Un besazo, querida amiga.
Gonzalo Cárdenas Loguercio ha dicho que…
descriptivo como tu poema,
sensible como un artista,
luchador como un barbon verde oliva,
melancólico como la nostalgia.
Bellas palabras Antonia.

Saludos
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Me alegro que te gustara. Besos
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Bienvenido, Gonzalo