Extrañezas

Han rescatado la barca azul del río... la buscan mis ojos, y no la encuentran. Dónde será que se la han llevado.

Se abren las amapolas en las veredas como pequeñas heridas de amor.
Es mayo y el aire es joven y burbujeante, no hay vuelta atrás para la primavera.
Esta mañana me he encontrado con la Bullock en el banco, interpretaba el papel de cajera.

Es mayo y, aunque las nubes navegan negras, preñadas de agua... no hay vuelta atrás para la primavera, que ya se ha abierto... como las pequeñas bocas rojas que pueblan los senderos del campo.


Comentarios

Isadora ha dicho que…
Si hasta en el banco, aunque sea tan sólo por la Bullock, hay signos ciertos de primavera, será que efectivamente, como bien dices, no hay vuelta atrás.
Y si el Corte Inglés no me desanimara un tanto, incluso gritaría con toda mi alma:¡ Por fin! ¡ Ya es primaveraaaaa!
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Jajajajjaja, tienes razón, Isadora...