Palabras




Lo dice Mariza y no se puede decir mejor: hay palabras que nos besan, que nos transforman...

Comentarios

Sirena Varada ha dicho que…
Querida María Antonia, yo también creo en las palabras que nos transforman, las que tatúan en los pliegues de la memoria y el corazón, las que nunca se lleva el viento. Sin embargo, me cuesta más creer en las palabras que besan. Creo que las palabras verdaderamente imperecederas son las que muerden.

Un abrazo
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Querida Sirena, si las palabras que muerden el corazón nos despiertan, entonces tienes razón.

Las tuyas (estas y las de tu blog) me recordaron a Neruda y su Barcarola:
Si solamente me tocaras el corazón,
si solamente pusieras tu boca en mi corazón,
tu fina boca, tus dientes,
si pusieras tu lengua como una flecha roja
allí donde mi corazón polvoriento golpea,
si soplaras en mi corazón, cerca del mar, llorando,
sonaría con un ruido oscuro, con sonido de ruedas de tren con sueño,
como aguas vacilantes,
como el otoño en hojas,
como sangre,
con un ruido de llamas húmedas quemando el cielo,
sonando como sueños o ramas o lluvias,
o bocinas de puerto triste;
si tú soplaras en mi corazón, cerca del mar,
como un fantasma blanco,
al borde de la espuma,
en mitad del viento,
como un fantasma desencadenado, a la orilla del mar, llorando.

Un beso