Era esto

Pasan los años y estar bien consiste en la lectura relajada del periódico en el sofá.
Pasan los días y un café caliente te alivia los adentros y, por un instante, todo está bien.
Pasan las décadas y, esconderte bajo la manta un día ventoso y frío está más que bien.
¿Dónde fue que se fueron las sorpresas chispeantes, los días vertiginosos, la prisa?
¿Dónde quedaron los días agotados?
¿La felicidad era esto? O es que, sin vuelta atrás, sin remedio ... nos hacemos mayores.

Comentarios

Sirena Varada ha dicho que…
Hermosa reflexión, querida María Antonia. Indudablemente nos hacemos mayores.
Acaso la felicidad se va dibujando en un horizonte próximo al que mirar sin recelo. Acaso en no claudicar a la vista de un horizonte nuevo.

Un abrazo
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Gracias, querida amiga. Tus palabras son hermosas y, como siempre, complementan el post. Puede ser... que la felicidad sea eso, también.

Un beso