El águila de Aelita Andre


Te haces mayor. Te llaman señor o señora en los bares, te miran con benevolencia. Tú sabes que no eres viejo, lo sabes, pero lo cierto es que cada día te indignas con cosas a las que antes no prestabas atención y notas que la paciencia se te agota. Serán cosas de la edad.


En Melbourne, vive una niña morena que tiene dos años y aún no sabe hablar. Pero, milagro, oh, milagro, expone y vende sus cuadros en una galería. Sus padres son los que titulan sus obras. Este que ilustra el post, es un águila. Eso dicen.

La niña es preciosa y se nota que le gusta mancharse, pintar con los dedos y sentir la textura de los óleos, embadurnarse la ropa de añil y bermellón. Como a todos los niños.

Será cosa de la edad, que hace que la paciencia se vaya agotando de a poco. Será.

Comentarios

Isabel Romana ha dicho que…
Pues imagínate cómo se me acaba a mí, que tengo un puñadito de años más que tú. Pero vaya, un águila sí que parece. Besitos, guapa.
Aurefaire ha dicho que…
puede q sea un condor...

paciencia???? y eso??? me suena

pero la verdad no recuerdo q era jajaja

besitossssssssss de hadaaaaaaaa
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Puede ser un cóndor o un águila... pero Aelita tiene dos años y no debería preocuparse por eso...

Besos, amigas
Anónimo ha dicho que…
Me acordé de esa etapa en que los niños simplemente juegan con sus dedos entintados sobre el papel y le asignan un nombre a sus dibujos, pero no espontáneamente, sino en reacción a la pregunta de los adultos, ¿qué dibujaste?...de ahí el nombre a esa etapa del dibujo "etapa del garabato con nombre".....cuando crecemos, nos olvidamos de jugar por jugar...bueno...más bien sustituímos los juegos por palabras, es una manera distinta de hacerlo, pero el objetivo es el mismo....para algun@s

saludos

Cecilia
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Saludos, Cecilia. tienes razón, es un juego...