Dirty dancing

Cada generación tiene su película.
Su amor de verano.
La adolescencia, sosa y chispeante.
Un chico malo.
Una chica mala.
Y un amor imposible que, sin previo aviso y por sorpresa, surge.
Y música. Y entrelazar los cuerpos y los ojos en una danza hambrienta.

Comentarios

Isabel Romana ha dicho que…
Me encantaría haber sido la chica mala. Pero no, fuí una sosa... Besitos, guapa.
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Querida Isabel... seguro que tuviste momentos chispeantes...

Un beso