Trinomio fantástico: Trabajo, domingo, cementerio

Conocí a una chica en la cola de un cine. Era rubia, sostenía un móvil entre sus manos blancas, y sonreía levemente, casi como si el otoño le besara la boca.
Qué puedo decir. Soy muy capaz de amar a chicas rubias que juegan con móviles y corazones.
El romance transcurrió sin prisas, entre tecleo y tecleo. Paseábamos por las tardes, si hacía sol nos sentábamos en el parque, si llovía, corríamos a refugiarnos bajo la marquesina de un autobús. Invariablemente, ella toqueteaba los números de su teléfono, por el que llegué a sentir celos, rabia, enojo infinito.
Qué puedo decir. Soy muy capaz de odiar un móvil negro con un vampiro que hace puenting.
No creáis que no le pregunté. Trabajo. Es por trabajo, decía. Nunca se cansa de jugar con mi corazón.
Hoy es domingo, por la tarde. Caminando, caminando, llegamos a las puertas del cementerio. Por primera vez, me prestó toda su atención. Guardó el pequeño celular en su bolso y el muñeco vampiro se quedó enganchado de la cremallera. Para que aprendas, pequeño murciélago.
Es trabajo, nada personal. Fue bonito mientras duró, etcétera, etcétera.
Qué puedo decir. Soy muy capaz de morir tiroteado por una rubia rompecorazones en acto de servicio.

Comentarios

Belinda L. Black ha dicho que…
Tu tás fatá, fatá...

Además te has pasao de líneas, ahí hay más de quince...
Bruja Blanca ha dicho que…
Interesante.
Belinda L. Black ha dicho que…
Ya he hecho mi trinomio...
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Hola, bruja blanca. Bienvenida
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Belinda: ¿cuándo podremos leerlo??????
Belinda L. Black ha dicho que…
Ah, no sé, no sé...
Isabel Romana ha dicho que…
Lo malo de algunos rivales es que no hay forma de competir con ellos. O competimos siempre en desventaja. Aún no he oído a nadie decirle airadamente a su móvil que se calle. Así están las cosas. Besos, querida amiga.
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Beli, no te hagas la interesante...
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Tienes razón. Pero yo sí se de alguien que ha roto su móvil, porque ya no podía más. Al menos, así lo ha contado...

Besos