Idas y venidas, y 2

Y acaba el día, y vuelta a empezar. Porque si bien las idas son duras, no lo son menos las venidas. Y llega el tren.
Y hay una jovencita con el pelo rubio y una falda escandalosamente corta que enarbola una sonrisa escandalosamente feliz. Y un chiquillo moreno sonríe y está como loco por bajar del tren y abrazarla.
Hay un hombre de mediana edad que observa, preocupado, los vagones del tren, hasta que divisa a un joven, con la mochila llena de vida a la espalda. Entonces sonríe, se encuentran y parten juntos.
Hay una mujer arreglada y coqueta que espera con el móvil en una mano y en la otra el mando a distancia del coche. El hombre baja con la maleta y se saludan con un beso rápido en la mejilla. Salen juntos de la estación.
Dos abuelos no pueden bajar del tren porque cuatros hijos y cinco nietos han subido al vagón. Entre risas, riñas, pescozones y advertencias, luchan por sacar del animal metálico las maletas y las bolsas con las compras, que los chiquillos miran con impaciencia. Cuando consiguen bajar, se van juntos.
Y tú, que has ido a trabajar con un vestido y un bolso livianos porque es verano y no deberías sentir frío, adviertes que la melancolía cae al alma, como el pasto al rocío, que diría el poeta.

Comentarios

Isabel Romana ha dicho que…
Ay querida amiga, siempre que comparamos salimos perdiendo. ¿Y no habrán envidiado los otros pasajeros esa liviandad tuya de indumentaria y "equipaje"? Quizá alguno de ellos haya adivinado que llevabas en la cabeza a Neruda. Besos y hasta pronto.
Aurefaire ha dicho que…
Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo...

Snif
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Isabel, lo cierto es que el tren y las personas encierran pequeñas historias... y yo, que soy un poco voyeur, disfruto contándolas... Neruda me acompaña siempre... no sé, tal vez alguno de ellos me observaba, igual que yo a él o a ella!!!
besos!
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Ya no la quiero, es cierto.
pero cuánto la quise

un abrazo
Belinda L. Black ha dicho que…
No sé, sospecho que viajas mucho en tren, no??

Juássss....

Mu potito, no te olvides de dejarnos la dosis programada ahora que te vas de jolideis...
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Pssssssssssssshhhhhh un poquito!
Sí, sí. dejo programado, dejo.
Y mañana comienza un cuento...

Un besito
Sirena Varada ha dicho que…
Yo creo que alguno de los que andaban por allí te observaba mientras se decía: "mira esa mujer, qué buena observadora... lo mismo es escritora..."

Un beso
El lenguaraz ha dicho que…
Mi esposa me ha rogado (bueno, no fué tanto), digamos que me pidió encarecidamente que le leyera; y aquí estoy, disfrutando de esta historia excelentemente contada. Como la señora de más arriba, conjeturo que es Ud. escritora, y si no lo fuera, debería pensar seriamente en ello. Permítame una confesión, ahora que nadie nos lee, por fin mi amada esposa me recomienda algo que me gusta, ¡no vea, se la pasa enviándome a sitios de recetas, concesionarios de automóviles caros y restaurantes de moda..¡con lo que me gusta a mí quedarme en casa!
Mi más cordial enhorabuena.