Mediodía

Vivo en el Mediodía, en una habitación sencilla con baño. La televisión por cable murmura mientras estoy sentado en el borde de la cama, ocultándome de la vida.
En el Mediodía, las cortinas son de cretona y no puedes confiar en que las toallas estén limpias. La plaza se inmiscuye en mi habitación, dejando un tenue rumor de botellas y un estruendo de globos de chicle. Julia Roberts no se pasea en minifalda por los pasillos y los camareros aparentan ser lo que son. Este hotel, tendría que llamarse Ocaso para hacer honor a la moqueta deslucida y a las manchas de humedad que decoran el techo como frescos renacentistas.
Las mañanas pasan desapercibidas en la ciudad desconocida; en esta ciudad donde la soledad me asalta de golpe, dejándome indefenso y aturdido. Es por eso que me cobijo en el Mediodía y no me voy a otro hotel a pesar de las cortinas estampadas y del jarrón con flores de plástico.
En el comedor sirven el desayuno a las ocho. Por el hilo musical se cuelan los Bee Gees y Michael Jackson mientras se reúnen en secreto historias y vidas clandestinas.
Me hubiera marchado hace mucho. No son las cortinas de flores, ni la plazoleta, ni el jarrón, ni las goteras, lo que me retiene aquí. Perdí la esperanza de encontrar a una mujer preciosa que se pareciese a la Roberts, los Bee Gees me ponen nervioso y no soporto al hombre descafeinado. Hace tiempo que me hubiese ido a cualquier otro sitio, de no ser porque una mañana inadvertida, se coló en mi habitación, entre el barullo de las botellas y las risas juveniles, la voz de una mujer que cantaba a un amor perdido. Quien es esa mujer y por qué canta a un amor que no se la merece no lo sé. La canción llega puntual cuando más la necesito, en la hora en que me pregunto por qué fue que llegué aquí, por qué sigo en el Mediodía, rodeado de una ciudad que me atemoriza porque me es desconocida.
Vivo en el Mediodía en una habitación individual que da a una plazoleta de suelo de granito tapizado de chicles. La soledad me golpea sentado en la cama mirando la televisión y esperando la canción de una mujer que ha perdido a un hombre que jamás la mereció. Entonces todo cobra sentido y recuerdo.
Tarde o temprano el objetivo pasará por la plaza y yo estaré aguardando, paciente, cazador que espera.
Cuando esté seguro, dispararé.

Comentarios

Aurefaire ha dicho que…
Impresionante cuento... q lindo!!!!! a quien no le gustaria q lo esperen asi? sin q una se de cuenta...
Besitos de hada amiga
No te Salves ha dicho que…
yo vengo a disparar saludos... besotes!!
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Aurefaire!!!! ji ji ji
es un asesino a sueldo!!!
el objetivo que espera no es la mujer que canta...
qué interpretación tan romántica!!!
un beso ;-)
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
ok
me gustan tus disparos, no te salves
besos
Luis ha dicho que…
Me ha encantado MªAntonia, me he metido en esa habitación y en esa historia que repite el inicio pero que tiene visos de arrancar de otra forma, más bella quizás, pero ¿acaso eso importa?
Besos
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Besos Luis, no, no importa...
soleil ha dicho que…
GRACIAS POR TU VISITA
dESDE MIAMI ABRAZOS
No te Salves ha dicho que…
sono raro no?, pero todo guardando la esencia del relato, espero se haya entendido jejejeje... besotes
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
No te salves, sonó genial. ¡como un tiro!
Anónimo ha dicho que…
Que bien que escribes!!
Aurefaire ha dicho que…
Ufa! yo pense q se quedaba ahi porq se habia enamorado de su voz y entonces la esperaba...
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Bueno aurefaire.. creo que si no hubiera sido por la voz, el pobre objetivo hubiera tenido alguna posibilidad de sobrevivir... pero entre una cosa y otra... lástima!