Alicia


Vivía en el tercer piso donde los gritos y los portazos eran la canción de bienvenida a propios y extraños. En las habitaciones diminutas nos soportábamos ocho personas, un gato de raza indefinida, ocho cactus y tres geranios maltrechos. Pero a la salida, en el pasillo, la madriguera del conejo blanco me aguardaba para llevarme abajo, abajo, abajo. Era un ascensor cubierto de madera que rechinaba lastimosamente al bajar. Era un cuadrado fantástico que viajaba a la casa del sombrerero loco y al reino de las cartas de corazones. En el piso más bajo del edificio, sobrevivía una mujer escéptica, de mirada aguamarina y ademanes extraños y suaves. Seguro murió, cuando me marché, era vieja, tan vieja como el océano gris. Huía en ascensor de los ruidos, de la rutina, de la fealdad de mi vida, hecha de frío y de hambre nunca satisfecha. Abajo, abajo, abajo, vivía una dama anciana, extraña y poco dada a hablar de naderías que me dejaba penetrar por unas horas en su mundo de mágico silencio. Recuerdo que tenía violetas en jarrones blancos y una tortuga enana y anaqueles que se curvaban como espaldas de viejo por el peso de las historias. Recuerdo que la hallaba casi siempre fumando un cigarrillo tras otro, tomando una taza de té y otra y otra. Recuerdo que me acariciaba el pelo cuando partía hacia el ascensor, camino de la estridencia y de la opacidad de los días del tercer piso. De entre todos los recuerdos, hay uno que por sí solo era capaz de arrastrarme al ascensor aunque estuviese enferma o no soportase el hambre. En medio de la sala había un gran baúl de madera que ella abría para mí. Repleto de postales amarillas por el tiempo, el baúl guardaba los restos del naufragio, pero esto lo comprendí mucho después, no entonces. Yo leía absorta las dedicatorias de las tarjetas postales: Con cariño para Julita, Déle recuerdos a sus padres, No la olvido, He conocido Berlín, Pasaré por España el mes que viene, Puede decirle a su señor padre si puede recibirme... Abajo, abajo, abajo. Había un mundo insospechado, hecho de maderas de naufragio y de pedazos de sueños rotos.

Comentarios

Aurefaire ha dicho que…
Snif, se me cayeron un par de lagrimitas... hermoso...
Besitos de hada :O)
Blanca ha dicho que…
Que bonito... me ha emocionado.
Un beso.
Luis ha dicho que…
Es un relato triste pero muy bonito. Cuanta gente ha envejecido con esos baules llenos de sueños rotos e historias de naufragios acumuladas dentro. Esta Alicia cambió un espejo por un ascensor que le llevaba a la realidad que, en ocasiones, puede ser el mejor sueño o la peor pesadilla.
Besos con admiración
No te Salves ha dicho que…
Coincido con Luis....pero bueno siempre hay un momento para hacer realidad aunque mas no sea la ilusion de un sueño..
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Aurefaire, Blanca, Luis, No te salves...
gracias por las palabras...
Besos
Maik Pimienta ha dicho que…
Abajo, abajo, abajo le pido a tu relato más y más letras abajo. Lo leería un buen rato más. Muy descriptivo. Vengo vía Luis, que es un tío de ley, y veo que eres un hallazgo. Saludos!
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Hola Maik pimienta.
Bienvenido.
Gracias!!!! (por lo del hallazgo... ji ji)
bueno, me gusta dejar el relato así... un poco al azar...
Saludos y nos visitamos!
Isabel Romana ha dicho que…
Ese cuarto huele a viejo y el baúl debe ser bastante hondo. Hasta se ven las postales un poco amarillentas y la letra picuda y a veces insegura de quienes las mandaron. Te felicito, porque me has hecho bajar a mí también... Besos.
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Hola Isabel...
todos tenemos un baúl así, en la memoria, en el alma, en la infancia que se quedó atrás... puede ser una caja de cartón, una carpeta con cromos, un estuche con pinturas de ceras...
besos
mamen somar ha dicho que…
Qué bueno Mª Antonia, creo que los demás ya dijeron lo que pienso. Ya sabes lo que opino sobre tus letras...
Besos sin puertas ni cerrojos.
Mamen
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Hola Mamen, gracias.
Besos para ti también, sin trabas.
thirthe ha dicho que…
como una alicia más, también me reconozco;-))
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Hola thirte!!!!
Somos un poquito todas alicia, eh???? ese bajar, soñar, ir detrás...
saludos!!!