Tiempo

Aquellos minutos dilatados se escondieron de nosotros.
Se quedaron agazapados tras la encina,

junto al brocal del pozo.
Se perdieron en el ojo ciego del caballito de madera.
Se ocultaron en el aro que gira y gira sin llegar jamás.
Saltamos la tapia con grieta de jirafa
y al otro lado
nos encontramos mayores:
hechos de segundos rápidos
de rictus serios
y de prisas en un lunes sin sueños.
Aquellos minutos jamás volvieron a ser los mismos.
Nosotros,
tampoco.

Comentarios

mamen somar ha dicho que…
Y por dentro, el tiempo también pasa atravesando el interior; yo no lo creo...
Lo que se cuela un día culaquiera en el fondo, se queda para siempre.

Besos.
Mamen
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Tienes razón: hay cosas que permanecen siempres...
excepto, quizás, esos días en que todo estaba por estrenar...
besos