Imagina

Vuelves en la mañana. Vuelves.
Para quedarte, dices.
No vale la pena recrear en una farsa aquello que se extravió.
Cuánto te perdiste de mí. Qué pena.
Si pensabas que tú y yo llevábamos caminos distintos,
y estuve junto a ti
todos los días,
todas las noches de aquel año,
imagina.
Estuve enferma, sané.
Me compré un rosal enano. Me dio tres flores amarillas.
Se secó.
Fui a la montaña
grité
estaba sola.
Reí. Lloré.
Imagina.
Después de todo lo que he vivido sin ti,
imagina qué cavilo ahora.

Comentarios

mamen somar ha dicho que…
Qué tal vez pensaste que él era tú vida y que como en casi todo, nos equivocamos. Imagina; en casi todo...
Que el sol emerge de las cosas, esté o no esté él.
Que las tristezas de ayer se ciñeron de tal forma que son la piel que hoy no necesita de sus manos.
Imagino qué es eso lo que cavilas ahora.
Me gusta como comienza tu blog.
Sigues siendo un enigma para mí.
Un beso.
Mamen
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Gracias por visitarme tan rápido.
No hay enigma...
De veras.
Un beso
Sansara ha dicho que…
Que no imagine... que no imagines que imagine, que lo mejor que puede haber son esas otras, las certezas...